DIEZ MINUTOS






En el proceso de humanización el ser humano en el afán de preservar la especie ha creado, común acuerdo, una serie de normas que le ha permitido no solamente sobrevivir sino además encontrar estados de bienestar que le permitan seguir el rastro a la tan anhelada felicidad. Sin embargo cuando la norma se asimila con tal rigidez e irracionalidad que no permite por un momento ser analizada, ésta se vuelve contra el hombre mismo acabando con su esencia y en muchas ocasiones con su misma humanidad. De aquí que nuestra tarea sea la de superar este mundo de normas impuestas y permitirnos espacios para pensar en la norma misma, el porqué y el para qué hacemos lo que hacemos.

El presente cortometraje nos permite entrever cómo cuando superamos el automatismo, en el que muchas veces nos dejamos caer, y nos abrimos a la palabra, al diálogo (aún por medio del silencio) y salimos al encuentro del otro incluso al punto de experimentar lo que el otro siente, nos hacemos más humanos y encontramos la manera virtuosa (el punto medio) que nos permite cumplir con la norma impuesta y aún así no olvidarnos de lo que nos hace ser lo que somos, seres profundamente humanos, sensibles a la fragilidad de los iguales a mi y en búsqueda constante de felicidad. Espero les guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada