THE PIANO



¿A dónde se ha ido la música y con ella nuestra sensibilidad?
Es una lástima que una de las cátedras más hermosas que tenía la escuela este extinguiéndose por completo, la clase de música ha desaparecido completamente de muchas de nuestras instituciones, cada vez es más difícil encontrar seres que interpreten el piano, el violín, la guitarra, una flauta. ¿Qué está pasando con nuestra educación?, ¿Qué tipo de seres queremos formar? ¿Por qué a toda hora le apostamos a la competencia? Formar para competir, para ser el mejor, para sobresalir es lo mismo que formar para pisotear al otro, para ser más, para estratificar, para humillar, para codiciar, para acabar vilmente con el otro, para desensibilizarnos. Hay que traer de vuelta, y con urgencia, la música y con ella nuestra sensibilidad que permita llenar de sentido y significado esas pequeñas cosas de las que está hecha la vida y que traen ocultas, tras de sí, la felicidad (como el niño que monta su caballo de madera). Lo demás vendrá por añadidura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada