Algo ha cambiado


Este cortometraje trata sobre el valor de las pequeñas cosas, aquellas insignificantes para un mundo embebido en el consumismo, pero que en la realidad humana, como efecto mariposa, generan huracanes de emociones que alimentan las ganas de vivir. También trata sobre el encuentro con el otro, aquel que como yo siente, piensa y ama, independientemente de su condición económica, raza y cultura y que por lo tanto está unido a mi por su esencia, aquella que nos posibilita ser lo que somos: miembros de la misma especie en igualdad de condiciones razón demás para experimentar su sentir y abrirnos a la experiencia del compartir a través de la palabra. La suma de ambos elementos: el valor de las pequeñas cosas y el encuentro con el otro, ha de permitirnos encontrar sentido a la existencia, en un tiempo en el que éste disminuye ayudado por la interferencia que las cosas ejercen sobre nuestro ser. Es cuestión de animarnos a hacer el cambio, de dar el primer paso hacia el otro y buscar la trascendencia en lo intrascendente, en aquello efímero y desapercibido, pero que por lo mismo es capaz de calar más hondo. Se trata de dejar la indiferencia a un lado y reconocer en lo más profundo de nuestro corazón: que vivir es existir con los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada