DIECIOCHO SEGUNDOS



Libertad o determinismo, ley o azar, voluntad o programación... la vida se mueve como péndulo y como círculo entre estas categorías. Muchas de nuestras acciones están programadas y difícilmente llegan al nivel de la conciencia, otras dan la sensación de ser intencionadas. Lo planeado a veces sale como lo deseamos otras veces surge lo no pensado. Las cosas salen bien damos gracias a Dios, las cosas salen mal culpamos al otro, lo bueno entonces es voluntad divina, lo malo voluntad humana, en lo bueno no hay libertad en lo malo estamos programados o viceversa por lo malo hay castigo pues se hizo en libertad y por lo tanto soy responsable, en lo bueno hay palabras como que buena formación has recibido, mira lo que tus padres han hecho de ti. A veces, como esclavos del tiempo que somos, proclamamos... "si hubiera hecho esto", "si hubiera hecho esto otro", "quizás no hubiera pasado esto", "quizás no hubiera pasado esto otro"... No sé si sea libre, no sé si sea determinado, no sé si estoy aquí escribiendo esto por voluntad divina (gracias a Dios) o por voluntad propia, no sé si soy lo que soy  o soy lo que han hecho de mi, no sé si mi vida esté escrita o soy yo quien la escribo, en todo caso pase lo que pase y pase como pase asegurémonos de vivir intensamente en presente, sin preocuparnos por resolver el laberinto de nuestra vida, sencillamente caminar y recorrerlo, sencillamente ser. Por favor no me culpes, ni me agradezcas por lo que pueda suceder después de haberte detenido a leer estas palabras, fueron sencillamente 78 segundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada