A Vision of Students Today



El educar es caótico, quizás la intención más incierta que se pueda abordar y a su vez la creencia más ingenua que se pueda formar. Y es que la educación tiene su propio tiempo, uno que desborda el cronológico, y sobrepasa las barreras de la intención planeada, uno educa cuando menos se lo espera y de-forma a cada instante, los detalles más desapercibidos dejan las lecciones más profundas y la charla del descanso es la clase más amena. El que enseña termina aprendiendo y el aprendiz sin quererlo forma y de-forma y en el trasfondo todo es emoción, "razones del corazón que la razón no entiende" y que la educación sigue sin comprender, pues su interés son más las razones de la razón que el corazón tampoco comprende y que nosotros los maestros nos negamos también a comprender. En definitiva "la educación es cuestión del corazón" que en medio del caos es quien dispone el orden y el momento oportuno para el aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada